Quedan reservados todos los derechos bajo la ley de Propiedad Intelectual Nro. 11.723. Queda totalmente prohibida su reproducción, duplicación y/o difusión total o parcial sin previa autorización de la autora.

sábado, 17 de noviembre de 2007

10

Como un laberinto
inabordable
oscuro,
enceguecido,
desbordante de lágrimas
de sangre
de sales
de sudor
que contornean tu espina
y se evaporan
en la abnegada bruma
de mis ojos noche,
Me encandila con su maliciosa luz
de sombra enamorada
guardiana taciturna
de mis huecos,
Incienso lunar,
génesis de estrellas blancas
y explosiones infinitas…
Almendra creadora de vida,
mandorla,
matriz,
hoy vienes a roer
tuétanos de vida
que de allí se nutre y
por ella crece
mi poesía.

3 comentarios:

josé dijo...

delicadísima aparición, plena de misterios y laberintos, un gusto el reencuentro. (te adeudo lo prometido, tarde pero irá).

Flavia dijo...

aplausos

Ariadna dijo...

Me gustan tus poemas Ludmila, lo que me llama la atención es la alineación de los versos en formato central, será porque yo pienso que así no fueron paridos y que algo de su respiración se pierde, se deforma en este diseño, imagino tus versos danzando de otra manera en la pantalla o en la página, impresos y este formato les quita incluso sentido, ya que cuando uno escribe poemas los va dibujando de una manera especial en el espacio, no? y el formato central les quita identidad, los encasilla en un molde. De todas maneras, felicitaciones. A mi me pasa a veces que cuando transcribo un poema al blog no queda tal cual lo escribí originalmente y a veces no lo puedo modificar por no tener demasiados conocimientos de html y así quedan, pero siempre me disgusta el resultado.