Quedan reservados todos los derechos bajo la ley de Propiedad Intelectual Nro. 11.723. Queda totalmente prohibida su reproducción, duplicación y/o difusión total o parcial sin previa autorización de la autora.

sábado, 24 de septiembre de 2016

.


No alcanzo a ver
las palabras que no dije
aunque están vivas
me tocan desde lejos, tienen memoria, me dibujan
me preguntan
quién soy yo sin palabras
si soy todos los sitios en donde estuve
o las veces que contuve la respiración
si tras las máscaras que posé sobre mi rostro
se esconde la nada
o me escondo yo
si alcanzo el todo en cuanto más me despojo
o si el infinito me devuelve una mirada vacía
si mido el tiempo preciso que dura cada sueño
o si contengo en un parpadeo
toda la incertidumbre del futuro
si me someto al raciocinio y a la lógica
o si dejo que el viento me arrastre

las palabras me preguntan si soy
todo lo que dije o todo lo que callé
cada vez que me reí sin tener ganas de reírme
cuando sonreí por cualquier cosa
o cuando contuve la risa
las palabras me preguntan si soy cada beso que dí
aunque se resuman todos en tu boca subiendo por mis piernas

las palabras me mastican y me tragan
someten en mí sus cósmicos arbitrios
expulsan en mí su universo florido
y mueren

(soy esa respuesta que se esconde entre dos preguntas)

jueves, 26 de mayo de 2016

silencio rojo

sol radiante
leve brisa
los últimos pájaros buscan su nido
silencio rojo
multiplicando la risa
los árboles respiran
la última hora de luz

¿quién mira en la noche?
¿quién se lastima los ojos?

lunes, 25 de abril de 2016

terciopelo

es terciopelo
es musgo enredado en las entrañas
son flores profundas
de un violeta espeso como la noche
como el silencio
es la extremidad hecha ovillo
hecha capullo que engendra el día
es estar despierto
es despertarnos

afuera el mundo se ahoga
de a golpes la guerra
chorrea los televisores

mientras tanto
en el jardín
la primavera resiste


lunes, 7 de marzo de 2016

diurno

nos rodea lo indecible
la mañana,
la ciudad despertándose de rayos de luz
el aire está saturado de gente que no dice
de callados automáticos
pero es preciso decir
¿qué es lo impronunciable?
un motor habla, las veredas hablan, las persianas bajas
pero es indispensable decir
sacar los pulmones por la garganta
lo inefable será vuelto juego de luces
será trajín, virulencia cotidiana
será atardecer desnudo en otoño
y la gente seguirá muda
enmudeciendo la ciudad a gritos





viernes, 12 de febrero de 2016

del emerger

caminos de tinta china
me chorrean de los dedos
y yo los miro, y sé
que nuestro lugar es el viento
me cuelgan de la mirada
horas y años
preguntas,
desvelos
el mundo es un subterráneo
donde no existe el deseo

si hacemos el amor en cada metro
en cada ruta, en cada hueco
brotarán campos de hiedra
brotarán soles y aguaceros
será menos mentira
la mentira del milenio

me obliga un influjo invisible
a sumergirme en el mar
a disfrazarme en el tiempo
y entre todos los libros
entre todos los sonetos
entre cada canción que se exhala de tu aliento
me pregunto por qué
de la nada emergemos
y pienso en las rutas
y pienso en la noche
y entonces te veo

viernes, 8 de enero de 2016

duermevelas

explorar la oscuridad hasta sentirla
la vida breve
y el silencio
y las lagañas
un suspiro
y un gemido
el rastro del sueño entre las sábanas
explorar la oscuridad hasta herirla
explorar la oscuridad hasta acabarla





miércoles, 16 de diciembre de 2015

de la noche (otro nocturno)

me levanté
mi sombra lo hizo también
detrás mío y por delante
me siguió, se desdobló, me hizo burla
batallamos pulseadas invisibles
nos movimos zigzagueando
por entre laberintos malditos
por entre tinieblas y lentitudes
que me sacudían del sueño

en la noche que se hundía
sumergí mis pasos
allí mi sombra no me siguió
se quedó aguardando
no me dijo nada
y me miró
la oscuridad entera

jueves, 19 de noviembre de 2015

Un poemita lumpen


Ayer soñé que soñaba
soñé un sueño sonámbulo y despierto
cachivaches de lata amontonados y oxidados 
al costado de un camino calcinante y polvoriento 
el desierto de sonora me esperaba con sus alas
algunas verdades me taladraron el ceño
cachivaches real visceralistas
detectives perdidos en un mundo sin dueño
del infrarrealismo profundo del hombre
tatuaron algunas verdades en el cuerpo del cielo
la gente se enfermó de cordura
¿que no ven la belleza 
de vivir sin mandamientos?
la asfixia de la corbata
la manada en caravana
¿no habían dicho que el mundo terminaba?
¿tanto bardo por comerse una manzana?
Vejestorios diciendo cómo es la nueva poesía
hojas amarillas que pretenden estipular nuestros días
la autocomplacencia pasiva del estátus
refugios plastificados en los muros del pasado
religión, estado, policía
psiquiatría, psicología, abogados
negativo, positivo
bueno, malo
sujeto, objeto
y abstengámonos del pecado
corren tiempos sin imaginación
alcemos la bandera del futuro por hacerse
rompámos nuestros nervios
insensibles
inservibles
imperturbables
anudemoslos, tirémoslos a la basura 
la imaginación está aquí
todo lo penetra
mueve con profundidad catastrófica
se eclipsa en el ensimismamiento de sí misma
nos hace el amor y luego nos deja
configuremos caminos con lo imprevisto
sobrevivamos en galaxias
inhalemos polvo de estrellas
soltemos la carcajada abrupta del desquiciado
desquiciémonos, 
tengamos miedo y seamos valientes
hagamos las cosas, haciéndolas
ni pepsi ni coca, tomemos del jugo de los 
dioses
descapitalizate el sombrero
existamos y no existamos
las estanterías de la torre de babel se cayeron
déjenlo todo
nuevamente
láncense a los caminos
como dijo
un buen poeta latinoamericano


jueves, 29 de octubre de 2015

raiz

un árbol en la vereda exponiendo su fragilidad desnuda
de lo que fue de un árbol
de una supervivencia agónica
enlazándose con el cemento y el barro
por entre las baldosas
y las frenadas de los autos
un árbol
interpelándome con su raíz nudosa y oscura
un árbol que fue árbol hasta que se desplomó de una caída muda
arañando el aire con sus extremidades rotas
un árbol en la vereda
exponiendo
su fragilidad desnuda

sábado, 10 de octubre de 2015

Arpegio

ya los viste
hay colores, colorantes
peces mutantes, tanques, edulcorantes
hay gérmenes, ántrax, hay cabezas escondidas bajo sus almohadas
hay industrias de defensa
para defendernos del caos de nuestra propia existencia
hay escaparates, mandraques, desfiles, orates
hay rejuntes, menjunjes, azufre
hay vecinos ilustres
profetas que predijeron la caída de Babilonia
¿quién va a adivinar el fin de la era de anhedonia?
¿quién va a cerrar la caja de pandora?
la guerra se instaló en las tapas de los diarios
la tierra se consteló de hombres solitarios
ya se leyeron panfletos, manifiestos, biblias, coranes
¿y después de eso que hay?
ya no hay humanidad que tolere mirarse al espejo
no hay Rimbaud, ni Frank Zappa, ni Vallejo
¿qué hay?
hay cráteres en la luna y vírgenes desnudas
hay agujeros negros
y breves historias de la existencia del tiempo
hay tus ojos y hay los míos
hay un planeta que espera que lo descubra tu gemido
somos vos y yo y el mundo dando vueltas
vos y yo subidos en el mismo cometa
hay poemas de amor en mil versiones
hay luz en la ventana cuando escucho tus canciones
hay misterios suspendidos en el aire
hay una nota escondida entre Lennon y Mc Cartney
escapemos de esta ciudad dormida
vayamos a escribirle cuentos a alguna estrella escondida
huyamos en la nave poderosa de la brisa
deambulemos por la ruta noctámbula y sumisa
montemos bares donde el día no exista
despertemos cada segundo en la faz de una cornisa
tocame un arpegio desaforado y mudo
toquemos con los dedos la punta de este mundo
escapemos de la mirada cansadora del tedio
revoloteame alrededor como la espuma voladora
vayamos a pincharle los brazos a la aurora
y cuando todo eso pase
cuando todo pase
cuando todo sea polvo y esperma y recuerdos de cometas
todo sean memorias reverdecidas de días y maletas
abrazame
abrazame con tu poderosa lengua
volemos vos y yo
en una eternidad perfecta
y vayamos a la nada
a ser memoria del planeta


lunes, 5 de octubre de 2015

del tiempo y de lo minúsculo

las tormentas lejanas en algún punto del cielo
los viajes en colectivo
las fotos
(tus fotos conmigo)
mi cuerpo acurrucado sobre el tuyo
el ajetreo del tren
los recuerdos que sólo vos y yo compartimos
las rutas
ir, venir, permanecer, volver
fragmentos de videotapes
unidos entre sí por el aglutinamiento de los días
retazos de vida
boletos que ya viajaron
convergen en un aleph mágico y perpetuo
en un abrir
y cerrar de bocas
(la vida se constela
de destellos de tiempo
de recuerdos de lo minúsculo
germinados
al calor del verano)



miércoles, 9 de septiembre de 2015

explosión primera

la ciudad absorbe y olvida
pervierte los confines
de la jauría dormida
la tierra fue explosión y fue arena
fue criatura envuelta en pétalos de brea
ya se enfriaron las raíces que se entierran
yo quiero embeberme en savia
enérgica y ritual
pagana y embustera
dame mezcal, dame madera
amarrame con tu boca a la faz de esta era
usa mi pelo como cables al cielo
yo seré armonía
con la marea
ciclo estelar y planetario
luna llena
creciente
bestiario
animales del verso
dioses ingenuos
despertemos a tiempo
al amanecer del cielo





lunes, 7 de septiembre de 2015

Del quehacer de los días


08:59 amanecer envuelta en tus ojos. Oirte ir, venir, venir, venir, arrullarme, despertarme enredada en tu mirarme, el más bello de los mundos descubiertos

09:37 danza del ritual matutino. Tu sonrisa, mis ojos japoneses. Mate, mañana. El comienzo del juego del azar

11:42 un lápiz, Mark Twain, Borges y la eternidad. El gato reposa y al instante me regala la silueta de su espalda. Gime. Él y la alfombra son un todo cromático mullido. Hierve el agua.
Hablamos de mil maneras.
Salgo al balcón: el nuevo color del cielo.

11:49 no sé si es la vida que me inspira o si yo inspiro a la vida a que pase. Entro del balcón. Hace frío. Cierro la puerta. Los colectivos desaparecen. Té con limón y miel que inunda el aire. Suspender el tiempo es poder pintarlo de un color y atraparlo en las entrañas de lo sensible.

13:46 le pongo pila a un reloj pero se para, se para, se para, se repite un segundo y vuelve atrás. Son las 13:46 innumerables veces, innumerables veces. ¿Cuantos universos estoy abriendo en este instante?

13:52 te cuento de este poema. No está acabado porque tiene que ver con el tiempo. Acaso nunca lo esté, acaso lo estaba antes de empezarlo.

13:56 le pongo pilas a otro reloj. Funciona, pero su ruido molesta. Araña la quietud que flota en el aire, la rasguña como el mediodía cortó al medio el mundo y todo siguió igual. Se las saco. ¿Para qué saber la hora si desde acá veo el cielo?

14:10 Vuelvo al balcón, me asomo al abismo. Estamos más cerca del cielo que del suelo, pero eso no es nuevo. Me detengo a contar los pasos a cebra, desde acá veo diez. La avenida recortada por intermitentes senderos que llevan a mundos particulares. Yo misma los cruzo y no sé bien de qué lado del planeta me dejan.

La tierra de las plantas está húmeda. Más allá, abajo, un policía cobra una multa. Son inaudibles sus palabras pero inconfundibles sus gestos. No me interesan.
Entro. Detrás mío lo hace el gato. Con nosotros, queda fuera la ciudad., de nuevo, refugiados en lo íntimo de las palabras y las cosas.

16:49 la tarde transcurre entre calma y metáfora, entre lo terrenal y lo sublime. Una nube espesa y azul amenaza con regar los balcones y vaciar de peatones los pasos a cebra. Será bueno ver el remolino arrebatado de gente corriendo desorbitada al primer chaparrón, pienso, y una maléfica sorna se apodera de mi situación de privilegio bajo el techo de la luna y aprovisionada de un gato y de té con limón. Pero no llueve aún. Deberías estar acá para que pueda empezar a llover con toda su resonancia cósmica y furibunda.

16:57 Paro de escribir, se oye un reloj tictaquear y tardo en reconocerlo. Empezó a latir en Sevilla, cuando pedí que le quiten el precinto. Me apena detenerlo, hacerlo sería cortar un mundo que ya se abrió. Un mundo que empezó una tarde de verano cuando aquí era invierno. Hay que ver a donde conduce esa atemporalidad, tal vez el botón del mundo resida justamente en la unión de esa pila con ese reloj. Un aleph es posible y tal vez está en ese objeto acumulador de tiempo colorado que tiembla con acento andaluz.

17:12 Llegás, suena el timbre, se cae una mariposa. Me besás otra vez desde la mañana, tengo ausencia de risas y besos y eso es porque no estuviste.
Lo que vendrá ahora será un deambular entre calles con adoquines o entre veredas que suben y bajan y suben y vuelven a bajar, será encontrar el atardecer perdido en algún recoveco del barrio chino o bajando como niños por las barrancas adormiladas, quien sabe. Llegará el atardecer y ya no me va a importar contarlo, porque ahí es cuando el tiempo se hace de plastilina y los minutos son gotas de rocío que no pesan por sobre nuestras espaldas ni por sobre nuestros pasados.
Me besás, decía, nos miramos, y sabemos sin más preámbulos que eso es el tiempo.  


viernes, 4 de septiembre de 2015

Absoluto



Mientras el sol juega con la superficie de las cosas
se va haciendo de noche en alguna constelación lejana
y aquí
aquí todo descansa en la calma añeja del terciopelo
aquí todo es lunar
todo es marea
todo es brisa y río y cielo sumergido

Ayer leí que el alma es el universo entero
hoy creo que la eternidad y un instante convergen
en la trémula sombra de una maceta
en el frágil pulsar de una hoja
danzando en el abismo del infinito
   

miércoles, 12 de agosto de 2015

seda y percal

la lluvia tintinea en el arrullo
de un colectivo vacío
de una ciudad sin tiempo
la música embellece la postal
de este espasmo de muros y hiedra
de percal y seda
todo es lindo con lluvia, pienso
todo es poesía bajo el agua
I want her everywhere
avanzamos con los semáforos
parecemos pálidos espectros sin nombre
corriendo entre baldosas sueltas
entre demenciales ráfagas de hule
I need my love to be here
atardece,
y nos desencontramos
y damos vueltas en círculos
les danzamos a contemporáneas deidades
y no lo sabemos
but to love her
percibo tus luces
entre cientos de cabezas
entre miles de cíclopes
que miran hacia la nada
pálidos, espectrales, sin nombre
is to need her
vos tenés color, sos el rojo, el azul,
sos el dorado
capturaste al sol en algún lugar de tu bufanda
y los dos pensamos lo mismo
al mismo tiempo
here, there
y nos encontramos en escaleras
de pasillos infinitos
and everywhere








lunes, 10 de agosto de 2015

Juan

pájaros perfumados
en el remanso de mis ojos
golondrinas de invierno 
que atraviesan el cielo del sur
caballos que se tiran al vacío
balcones pendientes 
de la punta de un ruido
del estrépito de un hilo
micromundos de soles y altazores
planetas que  nos duplican 
espirales de humo en los remolinos de tu boca
juego de caos imaginario 
lumínico
cósmico destino en el cielo de mi nacimiento

lo primero que me regalaste
fue una canción

después
me hiciste canción a mí

hoy 
la música
es mirarte reir 
es oir tu mirada
que se esconde en los rincones




jueves, 6 de agosto de 2015

after all (catarsis creativa, personal, intuitiva)

Tras una tarde sumergida en colores y madera, pinceles y diluyentes, enajenada por el sonoro continuo de una guitarra, me descubrí una vez más con las manos llenas de pintura, oliendo a pintura, manchando de pintura todo a mi alrededor. Mi ropa, mi pelo, mi casa, mi gato. Completamente despeinada y superponiendo ropa que, indefectiblemente, se me cae por los hombros. No me importa. Hace frío y no siento frío, salgo descalza a la tierra, vuelvo a entrar. En condiciones normales me pondría una campera. Me descubrí una vez más absorta, con mis manos sumergidas en el hacer, sintiendo en el cuerpo la fuerza de mil caballos salvajes. Río de mi misma al recordarme en inmensas horas de quietud, concentrada en el estudio de la literatura y sus mil mundos paralelos. A mí, que siempre me costó guardar el silencio y quedarme quieta. Hoy comprendí en su totalidad que la escritura, la poesía funcionan tan sólo como un soporte para la exploración creativa, para la creación artística. Hago uso de mi cincel lingüístico y vuelco el prisma de mi mirada en un montón de morfemas y fonemas. Signos. Mi tendencia natural al movimiento, a la expansión, a la exploración táctil e intuitiva de los materiales, a la transformación de la materia, la alquimia, la búsqueda de la textura o lo etéreo de las formas y los tonos, intenta llevar el vuelo mental de la poesía a esa naturaleza pictórica, escultórica, material. 
El medio puede ir cambiando, el soporte, la convención. Pero el alma es inmutable. El proceso creativo es un continuum que no cesa, simplemente muta, se perfecciona, se nutre, hace silencio. Es preciso asegurarme de utilizar la herramienta correcta, la que mejor le calza al espíritu. 
El material cambia, la esencia siempre es la misma. Llegó la hora de seguir evolucionando. After all, siempre se trata de encontrar el elemento.

Después de todo:

«el arte es el recto ordenamiento de la razón» (Tomás de Aquino)
«el arte es aquello que establece su propia regla» (Schiller)
«el arte es el estilo» (Max Dvořák)
«el arte es expresión de la sociedad» (John Ruskin)
«el arte es la libertad del genio» (Adolf Loos)
«el arte es la idea» (Marcel Duchamp)
«el arte es la novedad» (Jean Dubuffet)
«el arte es la acción, la vida» (Joseph Beuys)
«arte es todo aquello que los hombres llaman arte» (Dino Formaggio)




martes, 4 de agosto de 2015

la mañana (aura del alba)

la mañana se derrite por los bordes de la ventana
un sonido,
una quietud frágilmente presa
de los deambulantes rayos del mediodía
en silencio,
hiperquinético pero quieto
despido cada rincón de dos años de primavera
entre estas paredes
el aura del alba me ayuda a eternizarlo
en palabras del enigma
la luz naranja
irradiada
y radiante del despertar
el cálido cobijarse dentro de las mantas del verano
el sabor del mate lavado
el eco de tu boca dibujandome el cuello
tu suéter verde envolviéndome la vida
libros de poesía
la mía propia
el gato que duerme escondido en su sombra
y la certeza de que la felicidad
cabe en la palma de tu mano
no hay mañana que no despierte
envuelta en tu infalible mirarme







Lu-mi-cropoema

lavanda y penumbra
cristal de rocío
un disco 
sonando en el altillo
a dieciocho minutos del sol
nosotros dos
sumergidos
en la profunda levedad
de la tarde eterna
del etéreo renacer
de los mundos naturales
para vos y para mí
ese es el tiempo
y yo te veo reir
y sos la luna en el agua



sábado, 25 de julio de 2015

fuera del tiempo

esta mañana hablábamos
como siempre hablamos
de la tierra
de las estrellas
del deambular insoslayable de las cosas
de la vida interestelar que nos espía e interpela
hablábamos del cosmos
conmovido estrepitosamente por el capricho bigbánico
(si es que existe esa palabra)
(si es que hay algo que no exista)
hablábamos del tiempo
del espacio
de los mundos paralelos que siempre nos hubiesen unido
(en cualquier tiempo)
(en cualquier lugar)
percibiendo el calor de las palabras
y del sol del invierno
hablábamos
encendiendo lámparas con rayos de sol

y esta tarde
encontramos balcón
desandamos el camino del regreso,
y el día fuera del tiempo
nos llevó al lugar fuera del espacio
fuera de las conjunciones geométricas
y arbitrarias
salidos del reloj y del calendario
nos regaló muchos nuevos despertares
anochecidos de adoquines
el fuera del tiempo está dentro de un espacio
que es porteño y nuestro
que ya encontramos

(como siempre
las cosas
nos pasan
porque ya pasaron
en algún lugar
en algún momento
fuera del tiempo)


sábado, 18 de julio de 2015

oh boy


amanecemos en camas difusas
profundas de sábanas y kilómetros
me despierto y te pregunto
si lo que veo a lo lejos es río
o es la luna dormida tras la cruz del sur
estamos en casa, me decís
estamos en casa, y me besás
(el hogar es
donde podamos
oírnos respirar)
el amor nos hizo dioses juguetones
cantamos en barcos que se mecen con la marea del tiempo
en calles descascaradas que persiguen al fantasma de Van Gogh
cazamos estrellas
trazamos huellas
borrachos en Paris y con céntimos en los bolsillos
cicatrizamos las mordidas que nuestras bocas nos prodigaron la noche anterior
y todos los días son primavera
I read the news today, oh boy
todo es nuevo bajo el sol
el mundo brilla y es tuyo
está en tu garganta y en mis dedos
ensuciémonos de colores
pintemos el cielo
y al fin,
todo lo que perdura es el amor
es el reflejo del mundo
en nuestros ojos



lunes, 29 de junio de 2015

posmo-mode on

¿qué es la
posmodernidad?
¿son las entrañas pútridas de la ciudad
deshaciendo acelerada y claustrofóbicamente
las horas calculadas del empleo a la vida?
¿es el aire hechizado de la bicicleta a motor?
¿es el dígito matemático como respuesta a incertidumbres existenciales?
¿es el feminismo, el antropocentrismo, el nacionalismo?
¿es el estructuralismo, es el marxismo,
es Jackson Pollock?
anoche vimos el cielo
y no distinguimos estrellas de aviones.
O sí, cuando se movían.
¿Eran estrellas fugaces?
¿Eran aviones que transportaban canciones al cosmos?
No sé.
Pero
cuando sea grande
quiero ser Egon Shiele
pensé
y me dormí
con la luz incandescente del pasillo angosto
haciendo las veces de luna,
haciendo las veces de faro.
Eso
(me susurró el sueño)
es la posmodernidad


jueves, 18 de junio de 2015

barcelonés uno (croquis de un atardecer aéreo)

esta es una canción de amor para el tiempo
(esta es nuestra
canción de amor
para el tiempo)
surcando infinidades
deambulando en el espacio multicolor
en lo basto e inacabable del cosmos
la nada se extingue
se evapora la línea entre el cielo y el mar
se dibujan aterrizajes en el aire
y algunos niños se hunden en la arena

caos desmembrado
arrebato de lo sublime
la tarde en barcelona se cae
y la miramos desde arriba
lamparitas incandescentes estrellean el cielo
picasso vería triángulos
pero son luciérnagas gigantes

la ciudad está muda, decía, desde arriba
pero debajo se funde en un desfile incesante
y armónico
de miles de micromundos
chillones y trillados
abajo el sonido cruje
y un pasillo en sombras
y un graffiti en la pared
y el fantasma de Dalí

Somos tridimensión
somos todo
lo vemos todo
extendemos los brazos y tocamos el mar
la tarde se extinguió
y nos guardamos la luna
en el bolsillo
Joan Miró








lunes, 8 de junio de 2015

un mañana - reflexión de madrugada

confluyen
llegan los días en los que todo confluye
los lápices, las mantas tejidas para el invierno
el tornasol particular que tiñe la hora mágica
sobre los árboles,
la música incesante.
confluyen años de mañanas, años de curiosidad
años de la seducción latente de los perfumes
y los colores,
de las flores del mal que se insinuaban en los poemas
de los ríos y las tormentas que tantas veces me mojaron
de la flor carnívora que casi me traga y me expulsa.
confluye, todo confluye,
y convergieron en el mar
de ver pasar la vida
por un balcón
despertándome
para que me dibujes
mientras duermo.

(el momento de hacer arte se presenta como algo sagrado, inalterable,
que excede y explota los instintos,
el carácter pleno del proceso creativo
se mira,
se gusta,
se huele,
se lame.
las constantes formas de hacer arte se encontraron en un extracto definitivo.
es bueno saber que hay más caminos por recorrer)


viernes, 29 de mayo de 2015

Contemporáneo

La Tierra ya se enfrió.
El mundo llora a Van Gogh.
El aire añora a los campos
(por el campo pasa un tren).
La mañana ya no es canción.
La civilización montó tiendas de diseño.
Moscú está atada con alambres.
El muro se cayó.


(En una esquina de Madrid
todavía
hay un puesto de flores
y un balcón
mira al infinito)


sábado, 23 de mayo de 2015

Bucólico

Por la ventanilla del ómnibus
veo pasar molinos.
¿De cuántas maneras
puede llenarse
un minuto?
Campos sembrados.
Bucólicos.
Alba luminosa.
Pájaros que corren con el viento.
Sonido arrullador del motor.
Incesante mecer de la ruta.
Cables enlazados como en un lienzo de Miró.
Relojes de arena.
Girasoles.
Giralunas.
Tu cabeza sobre mis rodillas.
(La poesía
a veces
se hace
sin palabras)


jueves, 21 de mayo de 2015

Madrileño I

caminos germinando
sueños agolpados en la cabeza, 
creciendo como la luna sevillana
explosiones
imágenes
pinceladas furiosas
tinta que se agolpa en las plumas de la noche
tickets de metro en la mochila 
canciones que no terminan, 
(tarareo del infinito)
trenes
tintineo de bandoneón
un tango almibarado
no ser de ningún lugar, 
ser de todos los rincones
detener el tiempo, 
vencer al reloj en ascensores
calles con muchas salidas, 
un solo horizonte
lo que fue, lo que vendrá 
vino tinto
su sonrisa
y ese colmarme el sinrazón a besos
más vino
bitácoras enajenadas
capitanes de barcos con velas de tul
naufragando los vestigios de la humanidad
el pasado desafiando a los skinheads
anarquismo posmoderno
bastones y repúblicas 
las manos en los bolsillos
una caña para el frío
seguir al viento,
seguirlo furiosamente: 
donde nos lleve 
siempre será verano

(todo se resume en un balcón, 
en un pasaje de ida
hacia la vida)

sábado, 2 de mayo de 2015

Alondra (milagro primitivo)

somos sombras en el viento
somos huellas de lo invisible,
somos todo eso que se ve
más allá de lo imposible

¿en la espalda de que estrella
se escondió una vez tu mirada?
¿dónde nacen las promesas
que hiciste de madrugada?
¿cuánto puede agonizar en el desierto
una alondra enjaulada?

somos materia del sueño
somos el cosmos invertido,
somos dioses enamorados
pulsando en el universo altivo

somos vos y yo, y el mundo
en el milagro primitivo




lunes, 27 de abril de 2015

quehaceres insolentes

hay lámparas y hay sombras
hay señales y señuelos
pero estás vos,
y mi pelo que se escurre
cosmonauta entre tus dedos

hay gente que no vive
sino en máscaras de dudas
yo misma he visto lenguas
mutiladas de basura
hay escritores que no leen
amantes que no muerden
hay anorexia de palabras
hay un mundo que se extingue
en sus quehaceres insolentes

hay gente de plástico
que no se reconoce en el espejo
hay fachadas, recelos, rencores
hay mucho que busca
y ni sabe lo que esconde

hay gente feliz diseñando su imagen en feisbu
gente de media vida
gente de media rima
hay tanta gente insípida, obtusa, avergonzante
tanta gente que espía a medio ojo del tunante

se nota tanto a la distancia la carencia de colores
la armonía rota en excesos de impresiones
dan pena la fachada, la imagen hueca, el exceso
desde acá les recomiendo
darle menos a la tecla,
y más al beso










jueves, 23 de abril de 2015

caleidoscópico

la tarde se desnuda en un sol cálido
el nido arde de maletas,
libros en celofán
y relojes de futuro
escucho a Lennon pero en realidad sos vos
cantándome los días con tántrico dulzor

en el medio de la noche menciono tu nombre
y en tu voz podría a quedarme a vivir
muchas temporadas
muchas tempestades
muchos otoños con árboles de cobre

la vida gira
la vida da vueltas
las baldosas de la infancia
ya no me rasguñan las rodillas
sentada en mi ventana
miro como pasó la brisa

entregados al deseo de unos dioses juguetones
al caleidoscopio de mil días
y de mil noches
se destiñen las horas de plastilina
se derraman en púrpura
las noches de opalina,
inventamos tibios amaneceres
que se extinguen en volutas azules
(tu voz es de miel
y de hiedra es la mía)

los espejos dibujan mantras
reflejan lo mejor de mi mirada
y mientras bailan
yo los hago girar,
y te tomo la mano
para que nos mareemos juntos

un sonido me transporta,
un aroma me extasía
todo lo que hacemos es perdernos
hasta encontrarnos
renaciendo en la poesía
en los recónditos confines del tiempo
empapados de sonrisa

(hay quienes se aferran al mundo para no caer,
nosotros preferimos ser plumas en el viento)



martes, 21 de abril de 2015

Mi conjetura y mi sombra

                                                                                           Por Juan Martín y Ludmila


El cielo resbalaba en un micromundo de estrellas
sinfonía grunge de una galaxia lejana
renacía y se moría
una
y otra
y otra vez

los planetas reían
en un oasis de playas sin arena
los pájaros gemían 
y daban vueltas a la luna

supernovas de silencio
estallaron en goce
cuando giraste la vida para mirarme  

comprendí entonces la ordenanza cosmopolita,
la sentencia que inquietó
a los dioses vagabundos

El resabio de tu cuello en mis sentidos.
Se ausentó así el tanteo dando paso al acierto
y en diálogo con los milenios 
me supe bobo ante tu inmensidad

Bobo ante tu cuerpo de delfín doblándose entre sábanas de mar,
rota mi conjetura y mi sombra
que probablemente sea tu ángel
en estos días sin mes
ni año
estallar en goce 
es el canon dorado



viernes, 10 de abril de 2015

del por qué (cuasi despedida) por Juan Martín y Ludmila




Estamos atravesados por un fuego que nos urge, que nos ruge, por un fuego que es muchos fuegos, por un fuego que vuela por sobre nuestras cabezas y nos alza como globos aerostáticos y estéticos, aéreos y táctiles, fácticos e irreales, como altazores del rugido primero y de la estrella lejana que aún vemos brillar.

El mundo nos pulsa el corazón, nos lo exprime, nos explota en las entrañas y en los pulmones. La juventud nos brota por los ojos. 

Sabemos que son estos días donde el alma más sabiamente registra lo que nuestra verdadera vida es. Ergo, la trama brillante atrapa a los corazones. Cuando dos corazones sienten lo mismo, los cuerpos solo deben preocuparse -es un punto de vista- por disfrutar cada pequeña tontería de cada rincón del planeta. Sabemos que nuestras almas hasta el fin de los tiempos (el principio) transportarán el retumbo de nuestras risas y charlas. Y que si reímos fuerte caerá sobre las ciudades y los ríos y que si no, si dejamos apretujada nuestra risa será devorada por la mismísima creación, a la cual pensamos mirar de reojo todos los días y recordarle que sus padres están locos. Sabemos que el mundo se abre en océanos, campos, ciudades, rutas, calles, pasajes y hasta en calles a la nada. Noches con luces de rayos o de faroles, alcohol artesanal, terminales y amor. Sabemos que en un agujero o en una nube somos nosotros, riéndolos de la crapulencia y el silencio y aún descubriendo nuestras caras. Asombrándonos de eso, qué mejor. Sabemos que el escenario estalla tras nuestro contorno incandescentemente, sea cual sea.
               
Lo más importante es que sabemos lo que queremos.

Queremos tomar café con Cervantes y emborracharnos con Rimbaud. Queremos ver el mundo con los ojos de Van Gogh, Queremos tocar el cielo estrellado de muchos hoteles sin memoria. Escuchar el eco de Lennon llegando a su casa del colegio, o ver la sombra de Jesús y la del viento en Barcelona. Queremos llevarnos mutuamente de la mano y fumar de la pipa de Magritte. Escuchar en el cielo los rugidos de una guerra milenaria. Queremos ver de cerca a la tour Eiffel para tocar las nubes desde la punta. Cruzar Venecia con el alma en el agua. Queremos ser lo que hacemos y hacer lo que somos, queremos escribir, vender formas de colores desde la vereda, cantar para las aves y los transeúntes lejanos. Queremos mirarnos a los ojos las veinticuatro horas del día, queremos tenernos y tocarnos y perdernos en laberintos con salida. Queremos vivirnos, mientras vemos pasar el tiempo y eternizarse a la vida. 

Dicen que estos no son tiempos para soñadores, nosotros creemos que quien lo dice toma pastillas para dormir.
 ¿Hasta dónde llegan tus huellas? ¿Tu alma? ¿Tu vida?

Las baldosas del tiempo se cansaron de ver relojes de arena girar una y otra vez. Para comenzar un camino, hace falta dar un paso. Nos tenemos a nosotros, y tenemos al mundo en la unión de nuestras bocas.

lunes, 6 de abril de 2015

Limerencia de amanecer


El alba está lejos aún, yo te siento dormir. La bruma vespertina levita, faltan todavía algunas horas para que la aurora despunte y nos taladre en el sueño como un caótico caer de tictases fugaces.
La cama está tibia, tu pelo de cobre se mezcla con el mío. Nuestros cuerpos se buscan en la semioscuridad y en ese momento los dos sabemos rabiosamente lo que es la eternidad. 
El deseo sonámbulo nos hace pronunciar sonidos profundos, de antaño, susurros melifluos de eras ancestrales. Tu boca alcanza mi cuello y lo etéreo de ese instante resume la epifanía de nuestro amanecer, de nuestra larga espera hasta encontrarnos. 
Tenía razón Payró. El talento es una condena. Es más fácil vivir siendo mediocre, no leyendo la absurda quietud que chorrea por todos lados. Es más simple rendirse ante las risas de plástico, ante el bursátil devenir de los relojes. Pero te miro, y es imposible no hacer poesía viviendo con vos, despertando con vos, ensayando con vos idiomas surreales. Haciéndonos cosquillas, contándonos las pecas, los silencios. Corriendo por el mapa al verano, venciendo al invierno con una mirada.
Pasa un rato flotando en los arrabales del rocío, y se sigue evaporando la madrugada. Suena el despertador y me abrazas más fuerte. Me inhalás, me cobijás adentro tuyo.
Tenía razón Lennon. Seems like all I really was doing was waiting for you.

martes, 24 de marzo de 2015

Melodía

¿cuantas veces la vida
fue melodía sin saberlo?
¿cuantos pasos de adoquines
anduvieron la sincronía exquisita
en el extraño renacer de una mirada?

a la armonía de una guitarra
se le superpondrían
agudas y resbaladizas copas rotas
quejidos que flotaban
suspiros ahogados
en una almohada de ideas enredadas,
pétalos caídos
de margaritas desenamoradas

¿cuantos llamados con mi mente
te habrán alcanzado mientras silbabas?
a los abrazos que nos faltaban
les sobraban soledad que enajenaba
Los párpados que caían juntos en caravana
venían a morir al filo de la ventana

¿cuantas veces pasé
por la puerta de tu casa
al segundo exacto de que te vayas?
¿en cuantos gatos callejeros
habremos depositado la esperanza
de ver crecer la madrugada?
¿cuantas veces nos desencontramos
rítmicamente
en la vuelta de una esquina?

¿qué infinidad de vidas contuvo
el tambor unísono
de extasiar la misma rima?


martes, 10 de marzo de 2015

penumbra

cuando parece que ya usé
todas las palabras
y todos los colores,
todos los matices de mundos necesarios
para pintar tu risa en diez renglones,
aparecés y me mirás
sonriente me mirás,
con esa mirada ancestral que sabe por instinto
donde está la llave del jardín de mi penumbra

me mirás, y guardás en tu misterio
las miles de horas de nuestros ojos sin cruzarse
guardás la espera, las noches musicales
la fatiga de buscar y laberintos de ciudades
guardás cuerdas y balcones,
llaves, cigarros y canciones
madrugadas de velas que ardían
guardás en un puño las estrellas, que eran mías
(encontraste la armonía en el secreto de mis días)

de tu pelo se resbalan algunas noches perdidas
corazones de cartón, poses sabidas
muchedumbre galvanizada, gente trucha y precavida
chicas opacas, de polvo, marchitas
que rogaban un segundo de la magia de tus días

(pero estabas vos,
y yo,
al costado de la vida)








lunes, 9 de marzo de 2015

Cancioncita parisina

yo quiero verte tocar en París
quiero que te enciendas
que entre buhardillas y torres de marfil
la luna descienda

yo quiero verte tocar en París,
quiero que me aprendas
trepando suburbios que exhalan barniz
soltando paraguas que caigan al Sena

yo voy a verte tocar en París
desafiando a las tinieblas
saltando charcos con final feliz
quiero que te enciendas



viernes, 27 de febrero de 2015

feisbu

de la realidad tornasolada con espejos líquidos
queda lo vacuo, lo carente, lo sin brillo
el filtro de las modas sentado en el banquillo
las vidas insípidas disfrazándose de urbe
escupiendo la cotidianeidad
a esa ansia que le urge,
del clamor que le ruge a la vida novedad,
llenándose por dentro de una vasta vacuidad
prostituyendo el aroma de una flor de llanto insípido
participando a todos de detalles
de orgasmos, de fechas, de manjares
la necesidad verborrágica de mostrarse
de venderse, de reñirse, de ambientarse
paredes de interiores grises y gastados
decorados que se caen, pestañas postizas
que lugar le queda al canto
al amar
a las cosquillas

sábado, 21 de febrero de 2015

Artemisa







las plantas crecen
enraizan sutilmente sus manos a la tierra
misteriosa y húmeda
que antaño le enseñó
sus saberes a la luna
(las hojas son mi pelo
que se pierde en la espesura)

penden del anaquel de mi ventana
microscópicas gotas en cosmos enjaulados
amontonando energía divina
se abren a la luz como diamantino rocío
y caen, feroces y atolondrados

micromundo herboso,
crepúsculo perfumado de romero y albahaca,
sabia fecunda,
emerger a la vida abrupto y frondoso
cubre con su sombra
el encanto de mi mediodía salvaje


(no quiero quedarme sentada
en la sala del conformismo)




viernes, 13 de febrero de 2015

Luminares

pululando enardecidos
los adoquines del tiempo,
en un pernoctar vagabundo
por los avatares del viento
un nuevo amanecer nos espera
en algún rincón europeo,
el romancero se apodera
de mi acento extranjero,
lo disimulo de espacios
murmurantes de deseo
la ansiedad se hace canciones,
se hace entrega, se hace arresto
(las tardes se caen como el rocío del fresno)
una nueva casa, un nuevo sustento
colgando margaritas en un techo de ensueño
vendiendo dibujos en pasadizos añejos
nos cobijaremos en el otro,
luminares y sedientos
vos, yo y tu guitarra
el rastro, el gótico y el resto
a diez mil kilómetros del suelo
un pasaje de ida, un destino certero
Madrid nos espera con los brazos abiertos
un pasaje de ida, un destino sin tiempo
con el llegar del otoño partiremos al ruedo
mi hogar siempre sos vos
y nuestro cielo pequeño






sábado, 24 de enero de 2015

canción de mayo

mientras espero la gran vía
me cobijo con tu cara
aplastada contra la mía

(el viejo mundo camina
y yo lo aguardo con tu boca
empapada de la mía)

mientras contamos los días
hasta el campo de frutillas
volamos con la brisa
enmarañada de la prisa

(el viejo mundo rechina
la receta es tu mano
enlazada con la mía)

mientras los días llegan
las horas pasan
el otoño que será primavera
se agazapa
al reverso de la mañana
y de la brizna
giramos como los girasoles
del campo de la alquimia

(la vida vagabunda
es tu vida
amparada con la mía)





sábado, 10 de enero de 2015

el reino que habitabas (oda a nuestro primer refugio)

                                                                                                      por Juan y Lumi

tacos, volantes, maletines y turistas
trajín, velocidad, smog,
porquería urbana amarillista
todos se aglomeran en los baches del absurdo,
en la burbuja de angustia que serpentea sus cabezas
también yo dibujé mis pasos allí,
enajenada en mi norte vagabundo
en tu lejana cercanía
en la incredulidad de sembrar recuerdos
en ese asfalto infértil
Pero el mundo estaba bajo tu techo
(y había más)
siento que estoy en New York
(como si New York fuera algo mejor)
pero en verdad es Callao,
 y la luna dejó de rodar
subió al séptimo balcón,
y esperó, paciente,
(armándose uno)
Y llegó,
la paz llegó en septiembre,
y yo llegué en mil diluvios
envuelta en un cúmulo de risa
y me arrojé a tus brazos que me esperaban con mil melodías,
el cielo era nuestro
 los rayos dibujaban garabatos en el aire
me invitaste a ver la tierra girar,
y su influjo poderoso nos cobijó en una cama sin sábanas
el octavo cielo fue nuestro
el universo entró por el balcón,
teníamos frío y nos tapamos con el otro
igual que ahora, nos besamos hasta dormirnos
y desperté, y tu casa era mi casa,
recién la conocía y ya era mía
antes de vernos habíamos decretado mudarnos juntos de inmediato,
por eso el primer día llegué con ropa
y vos me diste la llave del reino que habitabas,
como un rey en un bálsamo
en medio de la velocidad y de los que no tienen cara,
de los que no tienen sol
mientras, el resto de la humanidad se debatía incrédula y recelosa
nos miraba y murmuraba,
y con un gesto burlón le sacamos la lengua a la cautela
tu casa, mi casa
vimos a los pájaros de ciudad escapar hacia el mar
y recorrimos Callao a besos y a gritos,
transportados y febriles
anduvimos bazares, ferias y subterfugios del olvido
cocinamos y danzamos,
dimos vida y alucinamos
todo junto en ese séptimo refugio insolado,
abandonado a los mambos del mundo y a las cuentas de teléfono
prendimos un sahumerio, conseguimos una mesa
 y para siempre,
tu casa fue mi casa.
Callao es eso,
es tu piano y mi arrebato
la insolencia y el desacato,
es el amor enamorado,
es el alma envuelta en la brisa
fue encontrarte,  y tu sonrisa.
Y un día,
 tocándole pandereta a la vida
expandimos la mente hacia el azul
y escapamos

(wherever we are together,

that is home) 


miércoles, 7 de enero de 2015

jardines del Edén

                                                                                            Para Juan, y sus canciones
Y sin saberlo
(o sabiéndolo y fingiéndolo)
pulsando la cuerda de la nocturnidad diezmada
conteniendo en el caos blasfemo
el caer de una mirada,
aletea una mariposa y llueve en París
se derraman los días, se evapora el anís
arde el atardecer
en una línea transparente y lejana,
entre alondras y jardines del Edén
se sacude la mañana.

El hombre es uno
en armonía con millones de hombres,
con millones de estrellas
con montones de nombres
que le dan propiedad a sus certezas
Como llamas diminutas de lo absoluto
es agua, madera y carbón
es papel y cartón
es hoja y es bosque,
es nudo y desenrosque
es noche embriagada de sol
es universo,
y es canción