Quedan reservados todos los derechos bajo la ley de Propiedad Intelectual Nro. 11.723. Queda totalmente prohibida su reproducción, duplicación y/o difusión total o parcial sin previa autorización de la autora.

jueves, 9 de agosto de 2007

3

Para vos abuelito, te amo
Lo que antes era
quietud
tus pasitos inquietos
tornaron velocidad,
trashumante
del espacio
reencontrando pasados
tu amistad estará.
Antiguas risas
se encienden,
abrazos pendientes que
vuelven a
ser...
Noches largas en los bares,
quien viera ahora
tus andares...
Cumparsita arrabalera
entre tangos y
asáus
a los compadritos de antes
entre tablas de
Pitágoras,
tus trucos de cartas
regalarás...
Juan Moreira,
loqueto,
paladar ojival,
vos,
que sabés de todo
decime
EÑE,
¿Cómo no extrañar?
ojitos pardos,
Pancho Sierra,
mojarrita del Paraná...
¿Dónde te voy a encontrar?
en un silencio,
una caricia,
o en la estación
Sáenz...
Vamos juntos a
Rayuela
no me sueltes la mano
Romelia me va a
agarrar,
hamacame rápido
una vez más
dame un empujón fuerte
que me dure
hasta que
vuelvas de trabajar...
Quien alguna vez te vio
nunca te logró olvidar
tu tinta china
tu aloe vera
y esa mirada
de bondad.
Tu sonrisa es mi estandarte
nunca
me va a abandonar
lo que antes estaba
vacío,
tu presencia
lo vuelve a llenar...
y en una noche de invierno
con tus manos tibias
las mías,
frías,
calentarás...

4 comentarios:

Coni Salgado dijo...

Es emocionante,algunas cosas me
recordaron al mío que hace años ya no está, aunque nunca se fue!
Muy lindo!!!

Escribidor dijo...

Sentí mucha emoción puesta en estos versos. Me conmovieron. Escribís con mucha carga, es admirable!

circe dijo...

Hola, me ha traido hasta aqui el hecho de ser vecinos de la misma calle...También "vecinos" en gustos musicales y demás. Pero además me ha encantado lo que has escrito de "tu abuelita", lleno de emociones y ternura...y me ha traido recuerdos...Te invito a mi espacio aunque no tiene nada que ver con el tuyo...

josé dijo...

me alegro de estar enhebrando blogs con el alma tranquila, a no ser por este cosquilleo que me incita a leer más y me transformo y siento que nada es inútil, que las cosas que valen están por ahí, hay que encotrarlas