Quedan reservados todos los derechos bajo la ley de Propiedad Intelectual Nro. 11.723. Queda totalmente prohibida su reproducción, duplicación y/o difusión total o parcial sin previa autorización de la autora.

lunes, 8 de octubre de 2007

Hasta Siempre, Comandante

Tus ojos,
como estrellas victoriosas y anhelantes
llamas de victoria refulguran.
Por cada palabra tuya,
cada aliento
miles de firmes retoños,
maduran…

Venciendo al inefable monstruo
del tiempo,
en cada rincón de la selva
multiplicandose por mil,
tu ejemplo sigue cundiendo
como balas de fusil.

De la humildad erguiste un templo,
Fue la diferencia, fraternidad
La igualdad , tu único mandamiento
Idealismo y sueños,
¿Para qué más?

Hombre sin precio,
Nigromante
A la izquierda de tu pecho
Teñido de rojo sangre,
Un corazón late
y miles de almas
lloran,
en las esquinas del mundo
se escucha un único grito,
una voz que perfora
un clamor que se esparce…
y un danzón que te canta
¡¡¡Hasta siempre, Comandante!!!

4 comentarios:

SUSANA dijo...

ES BELLISIMO TU POEMA, ME ENCANTA SABER QUE EN GENTE JOVEN LA SEMILLA DE LA LUCHA POR LA IGUALDAD
SIGUE VIGENTE!!!!
FELICITACIONES, SEGUI ESCRIBIENDO Y .... HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!

Calle Melancolía dijo...

Gracias, Susana, por tus palabras tan lindas. La semilla del Che está más arraigada que nunca, somos muchos...
Hasta la victoria siempre, Compañera! Mis mejores deseos para vos!

josé dijo...

Soy de "Corazón Urbano" y llegué aquí por "Urbanicomio", puente que agradesco. tengo muchos años más vos, me imagino por un comentario precedente. Recuerdo el libro "Mi amigo el Che" que compré estando en la Marina de Guerra, en una libroteca del subte en Retiro, ahí abajo, mezclada con ventas de panchos, milanesas y cocas. Alguien me botoneó y me llamaron de comandancia para saber mi perfil. Yo ya estaba en otra cosa, quería irme de baja y me quedaban dos años. No supe entonces qué podría pasar teniendo ese libro. Me lo devolvieron y terminé mi contrato. Al libro lo presté hace tres años y lo di por perdido. tenía algo que me fascinaba y definitivamente fue su historia. Hoy tengo muchas cosas de Ernesto que comparto con mi hijo menor, tiene 27 años y tenemos pensado viajar a La Higuera en Bolivia. Si me das un ok te mando cuando quieras algo que publiqué en el semanario donde escribo algunas cosas. Es sobre el CHE, pero de una manera especial, al menos yo lo creo.

cuakerboy dijo...

y desde hoy nuestro deber es defenderte,
de ser dios...