Quedan reservados todos los derechos bajo la ley de Propiedad Intelectual Nro. 11.723. Queda totalmente prohibida su reproducción, duplicación y/o difusión total o parcial sin previa autorización de la autora.

domingo, 7 de octubre de 2007

Niebla


Cae la noche,
se eleva la bruma
y la niebla
se esparce
en la densidad infinita
de los lugares
y
de las almas,
como larva
repta hasta el interior
de los cuerpos,
los perfora
hasta los tuétanos
y allí se instala
volatil,
fugaz
liviana…
Tu espíritu vagabundo
partícula de polvo
infinita
acoge con sobriedad
a esa visitante nocturna
enniebladora,
abrumante,
que lo invade
y se funde con ella…
Hasta que el nuevo día
disipe los fantasmas
que pesan sobre los hombres
y tu niebla te abandone…
para regresar
veinticuatro horas después
y encontrarte
sin escapatoria alguna,
debajo de tus sábanas…

3 comentarios:

Andru dijo...

zigzagueante...se puede sentir la invasión

Luis dijo...

bonito la poesía y tu blog, en verdad me ha gustado, infinita melancolía, calle tristeza...

Pablo López dijo...

Desde la ciudad de Nantes viajo hasta tu mundo interior, que es solamente tuyo, y ya, también, de todos, incluso mío. Imagino un puente sobre el Atlántico, uniendo Buenos Aires – Nantes. Un puente hecho de palabras, sobre el cual caminamos descalzos, sin emitir sonido alguno. Luego, bajo una glorieta de viejas metáforas nos sentamos a discutir sobre el lenguaje, la poesía, y hacemos y deshacemos el mundo una y mil veces. Y las criaturas que creamos nos crean al mismo tiempo. Y ya es prácticamente imposible decir si somos nosotros los que fabricamos este puente, o si es la “piedra en el zapato” la que nos engaña perpetuamente y nos brinda el “honoris causa” de “entes de ficción”, título del cual no queremos ya escapar.
Gracias por pasar y dejar tus comentarios. Super contento de leerte y de saber que voy a seguir leyéndote.
Hasta la próxima
Pablo