Quedan reservados todos los derechos bajo la ley de Propiedad Intelectual Nro. 11.723. Queda totalmente prohibida su reproducción, duplicación y/o difusión total o parcial sin previa autorización de la autora.

lunes, 21 de enero de 2008

Psicodelia

Quiero sacar la psicodelia
de las cosas y
los sonidos,
del mundo y sus paisajes,
desteñir los cielos metálicos
en mares de pigmentos
violáceos y magentas,
azules y dorados…

Que el canto de los pájaros
llegue a las oficinas,
que se abran las ventanas
y entre la luz multifacética…
(inyección de vida a la palidez urbana)

Quiero a la sordidez de
números y cálculos
leyes y decretos,
embebida de poesía y canto,
emborracha de tantos sueños,
adictamente enamorada
de un ideal
inalcanzablemente hermoso,
hermosamente imposible…

Que el monorítmico paso
taconeando las veredas
se convierta en danza de cuerpos
moviéndose agitado al compás
de un corazón
que no tiene más que latir
para no morir en el intento…

Que en cada rincón de tu alma
el viento sacuda viejas creencias,
el amor reine en cada una
de tus células
Y la felicidad brote
de cada poro de vida
para sólo así
comprender
que el hoy,
es el principio,
del nunca más…

9 comentarios:

josé dijo...

Me ganaste por minutos, pues cuando pasé aún no estaba este manifiesto tan de adentro, en mi creencia de conocerte ya bastante. Tú no escribes para satisfacer un plano superficial, se me ocurre, y que apuntas a lo que vale para darle a los días un sentido en el intento de transformar algo, sin lo cual la vida es una cáscara vacía. Gracias chamiga. San Telmo te ha acrecentado más que bien, si algo te falta.

josé dijo...

no se que nos ha pasado pero parecemos olvidados de tantas idas y vueltas, incluso con tuviejo. Extraño entrar a Calle Melancolía y encontrar algo nuevo, por aquí sigo estando.

Anónimo dijo...

che, la verdad que increible. gracias por hacerme sentir tan pequeño al expandir mi pecho con tus alientos celestes.
un abrazo
venceremos!
www.fotolog.com/polito888

Anónimo dijo...

Hola, Ludmila:

Te he seleccionado para enviarte este mensaje porque, habiendo leído tus trabajos literarios, infiero de ellos que los respetables lazos que te unen con “Cruzagramas” y sus miembros no impedirán que consideres con alguna cuota de imparcialidad lo que paso a exponer.

En su blog “Cruzagramas”, destinado a difundir trabajos de un grupo de escritores, el señor Sebastián Barrasa acaba de publicar lo siguiente:

“Dado que hemos esta (sic) recibiendo comentarios malintencionados de un usuario anónimo, hemos decidido habilitar la moderación de comentarios en el blog por unos días. No te preocupes; si tu comentario tiene la buena onda de cruzagramas, será publicado inmediatamente.”

Cuando el señor Barrasa dice “comentarios malintencionados”, está aludiendo a los que yo he publicado en el blog. Dado que su enunciado falta totalmente a la verdad, expongo los hechos para la consideración imparcial de quienes lean este mensaje.
En la entrada correspondiente a uno de los escritos expuestos en el blog, publiqué el 29 de marzo, como anónimo, el siguiente comentario:

“Como contribución constructiva, considerando que se trata de un miembro de un sitio que impulsa el correcto uso del idioma, propongo al autor que analice los siguientes errores sintácticos de su escrito.
1. Es incorrecto decir "Algo pasa a través mío". Debe decirse "Algo pasa a través de mí". Igualmente, por ejemplo, se debe decir "cerca de ti", no "cerca tuyo"; o "al lado de nosotros", no "al lado nuestro". El error se origina en entender la preposición "de" como indicativa de posesión. Si se construyera siempre de este modo incorrecto, habría que decir "se burló nuestro", en lugar de "se burló de nosotros", o "me vengué suyo", en lugar de "me vengué de él". El error se repite en el mismo párrafo, cuando se dice "al costado mío", en lugar de "a mi costado" o "al costado de mí".
2. Es incorrecto decir "dejando atrás a los pozos". Debe decirse "dejando atrás los pozos". Ello es así porque la preposición "a" sólo se usa con complemento directo de persona. No se usa con complemento directo de cosa. Por eso, se debe decir "Veo a Juan" y "Veo una moneda", no "a una moneda". Excepcionalmente, podría admitirse la preposición con complemento de cosa cuando se trata de evitar una anfibología, pero este no es el caso del escrito comentado. Conviene consultar la entrada "a" en el DPD de la RAE, pues allí el asunto está expuesto en detalle y considera todos los casos posibles.”

Como puede apreciarse, mi comentario fue respetuoso y objetivo, pues no contiene ninguna valoración, sino que aporta al autor la posibilidad de corregir el texto y, sobre todo, de aprender para perfeccionar su escritura. Los aspectos sintácticos señalados responden a la pureza del idioma castellano y a la más acabada y precisa expresión de lo que el escritor desea transmitir. Vale decir que no constituyen opinión del autor del comentario. (En todo caso, se trata de la opinión de la RAE y los filólogos). Y, como puede verse, cada problema señalado cuenta con su respectiva fundamentación y explicación.
En la misma entrada, el señor Barrasa respondió publicando lo siguiente:

“Cuanto (sic sin acento) tiempo que tienen ciertos eruditos para enseñarnos la verdad que tienen revelada. Yo prefiero leer este poema ensayístico y deleitarme con sus palabras.
Me siento muy orgulloso de tenerlo a Andrés entre los cruzagramas
P.D.: además firma con su nombre”

Ante esta ofensiva respuesta, en la que el señor Barrasa mostró su rechazo a toda posibilidad de perfeccionamiento en el arte, publiqué un comentario exponiendo, siempre en forma respetuosa, mi punto de vista sobre el asunto. Entre otras cosas, destaqué que el verdadero artista se halla impulsado por el afán de perfección y de suprema belleza, y, aun sabiendo que no habrá de alcanzar ni una ni otra, se esfuerza por acercarse a ellas cuanto le sea posible.
El señor Barrasa eliminó mi publicación.
Desde entonces, publiqué varios comentarios en diversas entradas, todas ellas con escritos del señor Barrasa. En tales comentarios, hacía notar al autor algunas de las fallas sintácticas que aparecían en su trabajo, respaldando siempre mi exposición con la fundamentación objetiva correspondiente. Nunca emití ningún juicio de valor sobre el trabajo o su autor.
El señor Barrasa fue siempre eliminando cada una de mis publicaciones.
Como se comprenderá, en mi condición de escritor abundantemente publicado, premiado y representado, sentí la indignación intelectual que todo creador experimenta ante la censura y el cercenamiento de la libertad de expresión, particularmente cuando lo que se coarta es la manifestación respetuosa de una verdad objetiva. La actitud del señor Barrasa me resultó más cuestionable porque conllevaba una implícita hipocresía, ya que, en el blog de Diego M, había publicado lo siguiente:

“Qué feas que son las visiones autoritarias: de los que te cortan una ruta y tiran comida cuando los pibes se mueren de hambre y de las patotas que no te dejan protestar, tengas o no tengas razón, en donde se tue (sic) cante. Qué (sic con indebido acento) se vayan todos!

En la misma entrada, publiqué la siguiente versión de ese texto, aplicable al acto de censura de mis comentarios:

“Qué feas que son las visiones autoritarias: de los que te eliminan un comentario y tiran enseñanzas cuando los hombres se mueren de hambre de aprender y de las patotas que no te dejan protestar, tengas o no tengas razón, en donde se te cante.”

La sistemática eliminación de mis comentarios respondía, evidentemente, a la necesidad de negar y rechazar mis sugerencias de mejora, y de que ellas no tuvieran divulgación. Pero, como dije en uno de mis comentarios anulados, los errores que yo quería contribuir a enmendar seguirán existiendo aunque se eliminen mis mensajes. Muchos visitantes los advertirán y despreciarán el blog en cuanto accedan a él y sin decirlo, con lo cual no llegarán a conocer tus trabajos. En cambio, yo creí que era más honesto y de mayor lealtad señalar lo que había advertido, a fin de ayudar a mejorar la calidad del sitio. Pero, está claro que la encendida defensa que el señor Barrasa formula a favor de quienes protestan, “tengan o no tengan razón”, sólo la practica para otorgar la libertad de alabarlo o de estar de acuerdo con él, pero jamás para conceder el derecho de emitir una crítica, por muy constructiva que fuere. ¡Y pensar que me imputó ser dueño de la verdad revelada!
En todos mis comentarios, enuncié los errores sintácticos que convenía corregir y consigné y fundamenté la forma de hacerlo. Ejemplos de las serias debilidades sintácticas de los escritos publicados por el señor Barrasa:

INCORRECTO: maya (bañador). CORRECTO: malla – I: cama desecha. C: cama deshecha. – I: Cortazar. C: Cortázar – I: conciente. C: consciente – I: se (del verbo saber). C: sé – I: alguien a quién le gusta. C: alguien a quien le gusta. – I: señalando al sandwich. C: señalando el sándwich. – I: instantanea. C: instantánea – I: microrelato. C: microrrelato. – I: parrafo. C: párrafo. – I: de (del verbo “dar”). C: dé. – I: fuera natural que se ponga a hablar. C: fuera natural que se pusiera a hablar. – I: éste tipo. C: este tipo. – I: te das cuenta que. C: te das cuenta de que. – I: éste momento. C: este momento. I: te mira fijo. C: te mira fijamente. I: estas indignado. C: estás indignado - I: dedica tiempo en buscar. C: dedica tiempo a buscar. – I: posillo. C: pocillo. – I: el Calafate. C: El Calafate. – I: fuxia. C: fucsia. – I: musse. C: mousse. – I: grán. C: gran. – I: se incluyen a un modelo. C: se incluyen en un modelo. – I: no se ha perdido de nada. C: no se ha perdido nada. – I: dirigía al equipo. C: dirigía el equipo. – I: …atribuido, no a un defecto, si no a un esfuerzo. C: …sino a un esfuerzo. – I: el no reclamo. C: la falta (o ausencia) de reclamo. I: vuelva a repetirse. C: se repita. – I: se nos ocurrió que escribamos. C: se nos ocurrió que escribiéramos. - I: reunen. C: reúnen. - I: abrí o sino te bajo los dientes. C: …o si no te bajo… - I: una de las más bellas obras que se ha escrito. – C: …que se han escrito. – I: abandonan a sus cofres. C: abandonan sus cofres. – I: el pose de tu aliento en mi desnudez. C: ¿? pose = Postura poco natural (diccionario RAE). – I: He ocupado muchas horas de mi tiempo pero no le he encontrado la vuelta al significado de la frase “por boca de ganso”. C: En esta frase, “ganso” no alude al animal, sino que se usa en su significado de “ayo o pedagogo de los niños”, tal como puede verse en el diccionario. (Para analizar una frase, lo primero es asegurar el significado de las palabras que la componen. Con la simple consulta al diccionario, se hubieran ahorrado las “muchas horas” de investigación infructuosa. Además, es fácil encontrar en Internet varios sitios que explican el sentido de la frase.)
(NOTA: Todo lo precedente está corroborado por la RAE y el Diccionario Panhispánico de Dudas.)

Sería muy largo ejemplificar los numerosos errores de acentuación y de puntuación (que cambian el significado), las desprolijidades de escritura (“uenos Aires”, “Jorge Luis ;Borges”), las fallas de construcción, la falta de concordancia de número y de tiempos verbales, las anfibologías, etc. Es curioso que un sitio que ofrece el servicio de revisión y corrección de escritos ajenos no realice o no sepa realizar la revisión y corrección de los propios.
En defensa de la libertad de expresión de la que el señor Barrasa se proclama adalid, aun para aquellos “que no tengan razón”, ayer envié un mensaje reclamando mi derecho a que no se eliminen mis publicaciones mientras las realice en los términos de sobriedad y respeto que se ponen de manifiesto en este mismo comentario. En dicho mensaje, formulé la advertencia de que, por cada publicación mía que pudiera ser eliminada, difundiría y publicaría los hechos en diez sitios literarios distintos. El señor Barrasa eliminó el mensaje e impuso la moderación de comentarios, invocando falsamente la necesidad de protegerse de un “malintencionado”. En consecuencia, la presente publicación integra el primer lote de diez comunicaciones. Al mismo tiempo, hice saber que, si se impidiera total y definitivamente la posibilidad de exhibir comentarios anónimos, publicaré todos los antecedentes en los 150 sitios literarios más visitados de Internet. Así me lo exigen el amor a la literatura, el orgullo de ser escritor y la pertenencia a un conjunto de artistas que se entregan a combatir, con armas válidas, toda forma de censura y autoritarismo.
Gracias por la atención.

J.A.

malena dijo...

hola!
antes que nada gracias por tu coment!, si por supuesto que yo tambien opté por fotocopiadoras "privatizadas" de afuera de la facu... pero justo me toco una materia que no se lleva bien con nuestro querido CIM...y despues de dos años sin pisar el CEFYL tuve que volver...

me encantó el "supongamos que hablo de"
los dos ultimos versos ...como el título: lo que se dice "una pegada"
un beso

chaly dijo...

Hola Ludmila,

que es ese bodoque que te pusieron como comentario????

chaly dijo...

Ah, perdón, el texto está muy bueno

y me gustó mucho también el que le hiciste como homenaje a Joaquín

ade dijo...

- Me encantan los colores y la vida de tu texto, está tan pleno. Ade

cuakerboy dijo...

Este manifiesto se inscribe entre las mas duras derrotas que alguna vez le infligieron a la muerte que a esta altura no debe saber donde esconderse...