Quedan reservados todos los derechos bajo la ley de Propiedad Intelectual Nro. 11.723. Queda totalmente prohibida su reproducción, duplicación y/o difusión total o parcial sin previa autorización de la autora.

jueves, 13 de febrero de 2014

en mi masmédula

afuera llueve
el mediodía dibujó un sol tibio, sencillo, amable
perfumó de color aire todas las partículas de nuestro refugio
(hogar es el lugar donde estemos juntos)

el gotear puntiagudo, metálico, multirítmico del techo
no es sino el sonido primitivo de unos tambores ardiendo
(recordándonos que algo más allá de esto debe ser el tiempo)

adentro, nuestro nido musical recibe la bendición divina
el agua que rompe, libera y armoniza
se hermana con las ánimas vagabundas que merodean
y las devuelven a su lugar, donde no llueve

yo busco frascos translúcidos para poner plantas
que germinarán flores, que explotarán vida en los ladrillos
descalza hacia la tierra mojada todo es vida,
siento la humedad del agua que se evapora suavemente de la gaia
y asciende hacia donde luego volverá a caer
en forma
de rocío,
de pájaro,
de nube
una vela violeta, semillas de sésamo, lavanda
incienso, ps. I love you y el gusto de tu cuello que aún está en mi boca
flotamos, vivimos inmersos en nuestro cosmos anaranjado
de luces color caramelo, una mariposa, los árboles que rescatamos,
arroz al herbor y haribol! la dicha es infinita
la vida feliz era esto, después de todo
después de vos, después de mí,
después de tanto







1 comentario:

Juan Martin Sigales dijo...

Nuestro hogar el un globo, nuestro amor es un viento, nosotros somos como hojas quizas. Nada esta aferrado al suelo y a la vez emerge un lugar para estar siempre y hasta el fin. Con la belleza que solo alguien que tiene belleza en su piel puede darle a los ladrillos y el concreto. Todo lo que tocas se transforma en feliz, y vuela, como nuestra casa.